no seleccionar

31.7.13

Con uno es todo más divertido, pero un poco más arriesgado. Hay buena música en el aire y siempre hay olorsito a calor, no sé como sería el olor a calor. Cálido, sol, viejo, naranja, madera, amarillo, pan, rojo, aire
Da miedo a veces pero me gusta muchas otras.
Con el otro es risas también, y no tan arriesgado. Si hay miedo es con otras cosas. Huele más bien a frío. Aire puro, sábanas grises, música rara, no fea, solo rara. Rojo, jarrones caros, cuadros importantes, sillones de cuero, azul.
Son un poco borrosos/confusos.
Como las flores de esta foto.

23.7.13

No hay nada más lindo que la cama con sábanas blancas y el rayito de sol entrando por la ventana.
Fin.

20.7.13

Ya no se hablan, ya se empieza a arruinar todo como solían esperarlo. Ahí es cuando te das cuenta que ya no sirve acordarte de las cosas, que no sirve ponerte a pensar lo bien que estabas hace unos meses.
Estas en una casa, es nueva recién te mudas y empezas a proyectar ideas para poder decorarla y que tu casa quede acorde a vos para que cuando entren se den cuenta que sos alegre pero también te bajoneas, que sos sensible un poco histérica y comprensible. Ves un lugar vacío en una ventana y lo querés llenar con flores, con flores lindas y cálidas con unas macetas blancas. Te pusiste a buscar flores y a pintar macetas de blanco, a ensuciarte con tierra, a acomodarlas y a volverlas a acomodar porque no te convencía como habían quedado. Te preocupaste tanto para que ese lugar vacío se llene, que se terminó vaciando de nuevo. Un día te aburriste de las flores y no las regaste. Al día y medio te acordaste y las llenaste de agua, hasta que una tarde las flores ya no eran as mismas del principio. Estaban firmes pero un poco más arruinadas. Terminaste dejándolas un tiempo más hasta que otro día te decidiste a sacarlas. Se volvió a vaciar el lugar un tiempo hasta que pusiste unos jazmines nuevos en macetas blancas. Y  te preocupaste para que duraran y estén firmes pero no arruinados.

4.7.13

.

Me fuiste a buscar y me fui a tu casa, me quedé dormida en el sillón y te fuiste porque te tenías que ir. Me dejaste una notita diciéndome que hay comida en la heladera, que coma y que volvías a las tres. Me paré y fui a la heladera, vi los fideos con milanesas y los dejé intactos, te vi que estabas volviendo por el balcón, y me hice de nuevo la dormida en el sillón. Entraste y viste que la notita estaba ahí. sin tocar, y me empezaste a despertar a cosquillas. Fuiste a la cocina y viste que estaba la comida tal cual la habías dejado y me dijiste que coma y no comí. En fin estuvimos un buen rato sentados en el sillón viendo el cielo nublado, la calle como pasaban, los autos y las personas, nos mirábamoshablábamos   mientras se escuchaba de atrás la radio. Hasta que te llegó como un mensaje y me empecé a sentir mal, porque era de ella, la otra yo, y me paré, agarré mi mochila y te dije "después hablamos" y me miraste con una mirada de desilusión sin saber que decirme. 
octubre